Publicado: 5 de Octubre de 2017

La DGT advierte sobre la necesidad de llevar el coche al taller para efectuar las revisiones y mantenimientos y así minimizar la siniestralidad en un parque que roza los doce años de antigüedad,  ya que los vehículos de más de diez años tienen un equipamiento de seguridad cuatro veces menor que un modelo más nuevo.
La revisión del coche incluye ruedas sin dibujo, frenos, amortiguadores, así como revisar las luces en uso y las de repuesto, comprobar los niveles de aceite y líquidos refrigerantes, junto a correas y manguitos, aire acondicionado, el buen funcionamiento del lavaparabrisas, etc...